Seguro de lucro cesante para empresas

Por el seguro de lucro cesante el asegurador se obliga, dentro de los límites establecidos en la Ley y en el contrato, a indemnizar al asegurado la pérdida del rendimiento económico que hubiera podido alcanzarse en un acto o actividad de no haberse producido el siniestro descrito en el contrato.

P.e. El subsidio por privación temporal del carné de conducir, por los efectos de incendios, hurtos, huelgas, seguros contra la lluvia en espectáculos públicos, etc..

Este seguro podrá celebrarse como contrato autónomo o añadirse como un pacto a otro de distinta naturaleza.

Cuando el tomador del seguro o el asegurado realicen, respecto a un determinado objeto, un contrato de seguro de lucro cesante con un asegurador y otro de seguro de daños con otro asegurador distinto, deberán comunicar a cada uno de los aseguradores, la existencia del otro seguro.

En la comunicación se indicará no sólo la denominación social del asegurador con el que se ha contratado el otro seguro, sino también la suma asegurada y demás elementos esenciales.

En defecto de pacto expreso, el asegurador deberá indemnizar:

  • La pérdida de beneficios que produzca el siniestro durante el período previsto en la póliza.
  • Los gastos generales que continúan gravando al asegurado después de la producción del siniestro.
  • Los gastos que sean consecuencia directa del siniestro asegurado.

El titular de una empresa puede asegurar la pérdida de beneficios y los gastos generales que haya de seguir soportando cuando la empresa quede paralizada total o parcialmente a consecuencia de los acontecimientos delimitados en el contrato.

Si el contrato tuviera exclusivamente por objeto la pérdida de beneficios, las partes no podrán predeterminar el importe de la indemnización.

Compartir: