Forma y plazo para darse de alta en el Régimen de Autónomos

Del cumplimiento de las obligaciones de afiliación (salvo que estuviese ya afiliado con anterioridad), alta, baja y comunicación de datos responde personalmente el trabajador y, subsidiariamente, del cumplimiento por parte de su cónyuge y parientes que con él colaboren.

El alta se formaliza en la Tesorería General de la Seguridad Social o Administración de la misma, en la que radique el establecimiento o, en su defecto, donde tenga su domicilio, dentro de los 30 días naturales sucesivos al inicio de la actividad laboral por el propio trabajador, mediante la presentación del modelo TA.0521 – Modelo de alta, baja y variación de datos en el Régimen de Autónomos (RETA)

Precisiones

  • El alta, así como la cotización, es única, de tal forma que sólo cotizará una vez aunque ejerza varias actividades por cuenta propia, debiendo declarar todas sus actividades en la solicitud de alta o, de producirse la pluriactividad después de ella, mediante la correspondiente variación de datos.
  • La obligación de darse de alta en este régimen no se ve afectada por la realización simultánea de otras actividades que den lugar a su inclusión en otros regímenes de la Seguridad Social. Así, el Régimen de Autónomos y el Régimen General son compatibles, pudiendo estar dado de alta y cotizando en los dos.
  • Las afiliaciones y las altas, iniciales o sucesivas, serán obligatorias y producirán efectos en orden a la cotización y a la acción protectora desde el día primero del mes natural en que concurran en la persona de que se trate las condiciones determinantes de su inclusión en el campo de aplicación del Régimen Especial de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, y las bajas surtirán efectos desde el día primero del mes siguiente a aquel en que hubiesen cesado en la actividad determinante de su inclusión. Esto significa que el mes del alta y de la baja se pagarán completos.
  • A las solicitudes de alta y baja de trabajadores en el RETA deberán acompañarse los documentos y medios de prueba determinantes de la procedencia de una u otra (Declaración Censal en Hacienda -Modelo 036-, justificante de abonar el Impuesto sobre Actividades Económicas, si fuese necesario, o copia de las licencias, permisos o autorizaciones administrativas, que sean necesarios para el ejercicio de la actividad de que se trate). Hay que recordar que antes del alta en este Régimen, debemos de presentar el alta en Hacienda (Modelo 036), tal y como se indica en los trámites para darse de alta de Autónomo.
  • Se considera infracción grave la no solicitud en tiempo y forma, de la afiliación y alta, cuando la omisión genere impago de la cotización que corresponda. Las altas solicitadas fuera del plazo reglamentario tendrán asimismo efectos desde el día primero del mes natural en que se reúnan los requisitos para la inclusión en este Régimen Especial. En tales supuestos y sin perjuicio de las sanciones administrativas que procedan por su ingreso fuera de plazo, las cotizaciones correspondientes a períodos anteriores a la formalización del alta serán exigibles y producirán efectos en orden a las prestaciones una vez hayan sido ingresadas, con los recargos e intereses que legalmente correspondan, salvo que por aplicación de la prescripción no fuesen exigibles dichas cuotas ni por ello válidas a efectos de prestaciones.

Recordar que, cuando se cesa en la actividad, además de darse de baja en hacienda (Modelo 036), es obligatorio darse de baja en el Régimen de Autónomos, presentando el mismo modelo TA.0521, en el plazo de 6 días. Las bajas solicitadas en tiempo y forma establecidos surtirán efectos desde el día primero del mes siguiente a aquel en que el trabajador hubiere cesado en la actividad, pero si no se comunica, no se extinguirá la obligación de cotizar sino hasta el día en que la Tesorería General de la Seguridad Social conozca el cese en la actividad por cuenta propia, salvo que se pruebe lo contrario. Esto nos ocasionará importantes trastornos ya que habrá que demostrar, por cualquier medio de prueba admitido en derecho, que el cese tuvo lugar en fecha distinta a efectos de la obligación de cotizar. Todo ello sin perjuicio de la devolución de cuotas indebidamente ingresadas o de reintegro de prestaciones indebidamente percibidas, salvo que por aplicación de la prescripción no sea exigible ni la devolución ni el reintegro.

A partir del alta, comienza la obligación de cotizar.

Compartir: